Conviene saber – Invenciones

■ En España, hasta el año 1986, se utilizó el sistema de simple “depósito”, según el cual se concedían las patentes sin un examen de fondo de la novedad y de la actividad inventiva de su objeto, remitiendo a los Tribunales su control a posteriori en caso de litigio.

■ El derecho concedido por la patente no protege exclusivamente la invención reivindicada, sino también los llamados equivalentes, esto es, para determinar la protección no sólo se tiene en cuenta el contenido de las reivindicaciones, apoyado por la descripción y los dibujos, sino también lo que se considere equivalente: un medio se considera equivalente si tiene la misma función, modo y resultado.

■ Si se comercializa o se expone la inventiva antes de patentarla se destruye la novedad, pues se hace pública la regla técnica antes de la presentación de la solicitud.

■ El procedimiento, si bien puede parecer excesivamente largo, está diseñado para que el solicitante “compre tiempo” evitando que tenga que realizar un gran desembolso al inicio. Se encuentra artificialmente dilatado para que el solicitante sólo pase a una fase posterior si tiene perspectivas de comercialización e implantación en el mercado de su patente. En resumen, es un procedimiento estructurado en una serie de etapas en el que sólo se pasa a la siguiente fase cuando se ha superado la anterior, permitiendo al solicitante escalonar y modular pagos.

Enlace permanente a este artículo: http://www.zarol.es/?p=1103